30 Cosas que hacer antes de los 30

De la Interpretadora de 15 cosas que hacer antes de tener hijos, llega ahora 30 cosas que hacer antes de los 30.

El año pasado, Diana Aller le propuso a su hermana un listado de cosas para hacer antes de los treinta y con el deseo de que le diese buena suerte. Como yo todavía no tengo los 30, me ha parecido una buena idea responder a éstas cuestiones, a ver qué es lo que me falta. Hay muchas listas en éste sentido, y sin duda las habrá mejores, pero la historia detrás de ésta me pareció muy tierna y por éso me decidí a serguirla.

1-Conocer a uno de sus ídolos.

Mirando atrás, casi puedo decir que mis ídolos llegaron a serlo después de conocerlos, y fué precisamente porque les conocía que llegaron a serlo. Pero para ser fiel a la pregunta, llegué a conocer a  Hevia en una firma de discos, y llegué a darle dos besos. Eso cuenta, ¿no?

2-Dormir una noche en la playa.

Lo más cerca que he estado de éste punto ha sido en un camping, a 100 metros de la playa. Porque estamos hablando de noches, siestas a plena luz del día, creo que podrían contarse a pares, jejeje.

3-Haber montado más de tres muebles de IKEA.

Cuando me mudé a mi pisito de soltera, compré un par de muebles en ikea. Veamos… 5 al menos. Y sí, los monté yo. Con algo de ayuda… ¡pero quién leía los planos era yo!

4-Haber sido infiel y perdonar una infidelidad.

Con uno de mis ex la cosa era bastante inconstante. Me refiero a que unas veces aparecía, otras no, los amigos enredaban y realemente no llegábamos a saber en qué punto de la historia estábamos. Por éso símplemente dejamos de vernos. Y realmente no sé, ni podré saber núnca quién fué infiel a quién… El pasado, pisado.

5-Viajar sin tener claro el destino.

Si con viajar podemos entender andar por la ciudad sin rumbo, pues sí, cumplido. Y ahora que lo pienso, éste verano preparamos la tienda de campaña y nos subimos al coche de un hermano del Sr. Díaz. No sabíamos dónde terminaríamos porque al Sr.HermanoDíaz le habíamos dado tres posibles destinos para que eligiese.

6-Besar a un/a pelirrojo/a.

¿Besar a un pelirojo? ¿En serio? ¿Es necesario?

7-Sacarse el carnet de conducir.

Sí, lo tengo desde hace unos cuantos millone… digo, lo tengo.

8- Haberse enfrentado violentamente a la autoridad.

No, soy una persona muy formal a la que le gusta seguir las normas. Me tranquiliza.

9- Donar sangre/ hacerse donante de órganos.

Heredé una deficiencia en sangre que me hace cada poco padecer anemia, y éso me impidió donar sangre durante mucho tiempo. Ahora símplemente me dan miedo las agujas, pero me plantearé lo de hacerme donante.

10-Haber dejado a una pareja.

Yo no he dejado a nadie. Las rupturas son dolorosas…

11- Que una pareja le haya dejado.

Pues aquí va a ser como que ni lo cumplí, ni voy a intentarlo. Ya hablé en el punto 4 de uno de mis ex, pero es que con los demás la distancia hizo el resto y todo quedó en el aire… ¡núnca me han dejado!

Oh… no podré ser un escritor romántico frustrado porque no me han roto el corazón… ¡qué pena!

12-Probar drogas duras.

Ni duras, ni… bueno, el ibuprofeno es una droga, ¿no?

13- Salir en televisión.

Sí, he salido varias veces en televisión, la última de ellas el año pasado. Pero no os preocupéis, no soy famosa. Es tan simple como que he ido de público a un programa televisivo y mi cara redonda ha acaparado las cámaras… nada más, jejeje.

14- Tener facebook (y borrar el tuenti de una vez).

Tengo facebook, pero me resisto a borrar el tuenti. Mis primos/as pequeños tienen todos Tuenti, y es la mejor manera de cotillear sus fotos, ¿qué haría yo sin ésos momentos de distensión y complicidad?

15-Pelearse con alguien.

Siempre he sido muy tranquila, pero de pequeña, quien me buscaba me encontraba. Mis peleas de ahora son más bien verbales, y creo que las gano porque el Sr. Díaz se ha acostumbrado a no llevarme demasiado la contraria.

16-Ser madrina/padrino de alguien.

Soy madrina de confirmación de una de mis primas. La adoro.

17-Escuchar un disco de Vetusta Morla entero.

Me gusta Vetusta Morla, pero admito que sólo he escuchado canciones sueltas. Me recuerda un poco a Coque Malla, pero no es lo mismo.

18-Tener relaciones sexuales en un coche.

¿En un coche? ¿Es necesario? ¡Con lo incómodo que debe ser éso? En fin, me lo apuntaré, si es necesario…

19-Llorar de alegría.

Síiii. Aunque ésto debería pasar más a menudo. De hecho, tengo que pensar mucho para recordar la última vez.

20-Estar en números rojos.

Sí, en rojos y en negativos. ¿O es lo mismo?

21-Perder la cartera.

Una vez perdí el bolso, la cartera, la cámara de fotos y las llaves de casa. Afortunadamente el hermano de una amiga lo encontró y trató de localizarme -con éxito- para devolvérmelo todo. El Sr. Díaz sin embargo la ha perdido millones de veces, y con peor fortuna que yo.

22-Conocer otro continente.

Punto pendiente, pendiente…

23-Renunciar a un trabajo.

Bueno, una vez me apunté a una bolsa de trabajo y me llamaron para limpiar una fábrica. Mi familia me metió tanto miedo con que no podría afrontar ése trabajo, que sumado a lo poco que me gusta a mi limpiar no llegué a ir ni un día. Para lo que queda una después de pasarse media vida estudiando…

24-Hacer el Camino de Santiago.

Es otro de mis pendientes. El camino de santiago es una buena cantidad de kilómetros que hay que hacer, incluso desde la ruta más corta,  y yo no soy muy partidaria de hacer una peregrinación de una semana, aunque dicen que las vistas son maravillosas y es una experiencia única. Yo hice un camino menor, una noche andando ¿Contará?

25- Haber asistido al menos a tres bodas de amigos.

Creo que ya estoy pasando ésa cifra con creces. Un año símplemente fueron cuatro. Últimamente suelen venir una o dos por año…

26- Leer el Principito y darse cuenta de que da mucha vergüenza ajena.

No he leído el principito, tendré que ponerme con ello.

27- Tocar un instrumento.

Toco varios, aunque oficialmente, tan sólo me he examinado de uno: Guitarra clásica.

28-Apostar una cantidad importante de dinero.

No me gustan las apuestas. Ni siquiera cuando se juega al póker en plan familiar. De hecho, sólo juego a algo cuando pienso que tengo posibilidades de ganar. Si no es así, ¿para qué?

29-Bañarse sin ropa en el mar.

¿Sin ropa? ¿Con toda ésa sal y Dios sabe qué más? ¿En serio?

Bueno, una vez, estándo bañándome en el mar con uno de ésos bikinis de lazos, una ola se lo llevó… lo pesqué por los pelos y con mucho bochorno, por supuesto ☺

30- Correr la San Silvestre Vallecana.

Es un buen propósito. Cada año, el 31 de diciembre pienso que me gustaría participar. Luego pienso lo poco que me gusta correr, y lo bien que se está en casa de mi OtroCuñado viéndole cocinar cositas ricas para celebrar el fin de año. Termino viéndola en la tele.

Lo cierto es que hay varios puntos de ésta lista por los que no tengo interés para intentar cumplirlos. Lo único que puedo hacer para redimirme es un pequeño flashback, de unos 10 años,  para intentar contar cómo me imaginaba yo que sería a los 30. No diré qué cosas se han cumplido y cuáles no, pero aquí está mi pequeña lista:

Sí, señores. Mi sueño era trabajar en una oficina. Éso fué después del de ser profe de mates… jajaja.

Anuncios

2 thoughts on “30 Cosas que hacer antes de los 30

Un comentario tuyo me haría muy feliz.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s