El Nacimiento de SrtaDíaz: Parto.

Hoy que hace un mes que la peque está con nosotros como personita independiente, creo que finalmente voy a terminar con toda ésta cantidad de recuerdos que dan vueltas por mi cabeza. Después de la sesión de monitores y la inducción que ya os conté ésta es la parte que más sensible me pone…

LogoVERDE01

Al firmar para que me pusieran la epidural, poner mi huella en la hoja en la que luego pondrían el piececito del bebé y tomar posesión de ésa sala de dilatación/paritorio pensé que me sentiría mejor, pero casi ni pude tenerme en pié mientras me duchaba, de puro dolor. Recuerdo que en las últimas dos semanas no me había separado del reloj porque quería saber exactamente a qué hora nacía el bebé, pero en ése momento me quité todo y lo dejé medio tirado en el lavabo. Enseguida vino el anestesista y entre él y el enfermero me explicaron de qué iba todo, que no me moviese mucho, que avisase si me venía una contracción…

Uno de mis grandes miedos con respecto al parto, después del dolor (y de ése ya tenía mi dosis) era el momento en el que me pondrían la epidural. La verdad es que no fue tan terrible. El anestesista era muy cariñoso, me avisó al poner la anestesia local, y aunque dolió un poco a la hora de poner el catéter y a la hora de volver a empezar (hubo dos intentos) no estaba siendo tan terrible como yo había imaginado. Ellos hablaron todo el rato intentando distraerme.

Llegados a éste punto y habría preferido poder andar por la habitación, botar en la pelota de pilates y hacer mil fotos… pero nada es como se imagina. Me tenían que poner el antibiótico (por el positivo en estreptococo), tenía que estar tumbada por la epi, y mi madre se había hecho la disimulada y me había requisado el móvil. Además ¡qué demonios! Éso no dejaba de doler y no tenía el chichi para farolillos.

Pasó un rato largo y yo seguía rabiando de dolor. Habían subido la dosis de epidural, o dado un nuevo nosequé para ver si me llegaba pero nada… Al final debieron apiadarse de mi, porque la matrona volvió a preguntarme que exactamente dónde me dolía y si sentía algo dormido. O a lo mejor se asustó de lo quejica que estaba siendo. Yo le dije que podía mover las piernas perfectamente, que la izquierda la notaba algo acolchada, pero que a la altura de dónde alguna vez debería estar el riñón derecho seguía notando ése horrible dolor… y a ella se le ocurrió que quizá tenía algo en la cadera que no dejaba llegar bien el efecto analgésico, y me dejaron obligaron a ponerme de lado… ¡y mano de santo! Durante una hora estuve tranquila, relajada y sin dolores. El Sr. Díaz salió a comer, cuando volvió le pedí que hiciese alguna foto (salgo tan horrible que por supuesto no lo compartiré) y aquello se hizo más soportable.

IMG-20140612-WA0008Ésta es la cunita que estaba esperando a que el bebé llegase, con su body, su gorrito, su pañal y todo lo necesario para un primer vistazo rápido al recién nacido por parte de las matronas.

El Sr. Díaz pudo estar en todo momento conmigo menos en el pinchazo. Fue un gran apoyo y me alegro que estuviese ahí, cuidándome. No tuve plan de parto y en ningún momento me ofrecieron enema, ni ocurrió nada raro, ni me depilaron con una cuchilla horrible como he leído en algunas crónicas de partos por internet. Todo el mundo me trató muy bien, e incluso en la reanimación del postparto. En todo momento me sentí respetada, y es algo que veo muy positivo del hospital que nos tocó (aunque podrían haberse dado cuenta antes de que tenía que estar tumbada de lado).

Pero entonces se despertó un dolor nuevo. Me dolía el culo, volví a notar cada contracción. La matrona tenía mucho jaleo, pero tras explorarme dijo que estábamos de 7 y medio, y que si quería podía empezar a empujar por mi cuenta cada vez que tuviese una contracción. Volvió ése dolor tan fuerte y el Sr. Díaz, que había visto muchas películas, me dio la mano y me dijo que le apretase todo lo que quisiese… ¡el pobre!

Rompí aguas y desde ése momento todos mis recuerdos están algo difusos. Volví a gritar de dolor. La matrona y un enfermero transformaron la cama en un visto y no visto y allí que estaba yo empujando. El Sr. Díaz decía que estaba muy orgulloso de mi, que lo hacía muy bien (¡Qué va a decir el papá de la criatura!). Empujamos, y empujamos, la matrona me animaba, empujamos de nuevo, una y otra vez.

El dolor en el culete resultó ser porque la peque tenía la cabeza colocada al revés y apretaba en la parte baja de la columna en cada contracción. Pero ése no fue el único problema. Al parecer la placenta estaba muy alta, el cordón se enrolló no sé dónde y por mucho que empujaba el bebé no bajaba nada. En un momento la sala se llenó de gente, las dos matronas, las dos ginecólogas, los enfermeros, el anestesista… Tras la exploración, una de las gines me dijo que ahí empezaba a haber sufrimiento fetal, y que sin más remedio íbamos a tener una cesárea de urgencia.

¡Fue un susto terrible! Ver la cara pálida del Sr. Díaz, a todos preocupados diciendo: <<Vamos, vamos>>.

¿Sabéis las series de médicos? Me taparon con una sábana un poco y en la misma cama rodeada de gente empecé a ver luces, pasillos, puertas, todo en una gran carrera hasta el quirófano. Ayudé a cambiarme de camilla con las piernas (seguía sintiendo todo) y me preguntaron qué cuánto llevaba sin comer. Dije que desde el desayuno y mientras decían que me dormirían un poco y me ponían el oxígeno dejé de estar asustada para entrar en un sueño profundo.

Desperté a las dos horas en la sala de reanimación, pero me tuvieron allí otra hora más porque había tenido una hemorragia muy fuerte. Volví a dormirme, sin ganas de nada mientras me ponían cosas en el goteo, mantas, una especie de tubo por el que salía aire caliente (estaba helada). Escuché entre sueños que el bebé estaba bien, que me habían sacado también un mioma y que tendría que esperar un poco más allí.

No sentí dolor, estaba en una nube, aislada del mundo real. En cierto modo me vi tranquila, porque a principios del embarazo lo soñé, lo había olvidado pero soñé que todo terminaría así con mioma incluido, a pesar de que no lo habían visto en ninguna de las revisiones anteriores. Suena extraño, pero entre el mar de drogas que tendría encima en ése momento, una parte de mi no podía parar de repetir: <<lo sabia>> en tono extrañamente triunfal.

Lo único que me pesa es que la peque nació con hipotermia y la llevaron rápidamente a neonatos. No pudo hacer el famoso piel con piel ni conmigo ni con el papá, y pasó un mal rato ella sola en la incubadora hasta que la llevaron a la habitación. Por supuesto, todo el mundo la vio antes que yo.

Mi pobre pequeñina que lloraba desconsolada al sentirse sola, y a la que no pudieron ni poner la pulserita con el nombre porque tenía la piel tan fría que se le escurría. El Sr. Díaz dice que tardamos 5 minutos en salir del quirófano, cada una por un lado y que se asustó porque no sabía a quién seguir.

Pero todo éso ya pasó. Antes del cambio de turno, las dos ginecólogas pasaron a verme, me preguntaron que si tenía alguna duda, que el bebé estaba bien, 3820g (y yo aún con la duda de si sería niña) y me explicaron más o menos la urgencia de la cesárea. No quise saber ni cuántos puntos tenía ni nada. Ya lo vería.

Todo el camino hasta la habitación estuve muy nerviosa, mirando al techo desde mi cama. Cuando llegamos allí estaba mi madre con dos de mis cuñadas, y la peque en su cunita transparente… tan grande, tan rosada, tan preciosa…

SONY DSC

Anuncios

30 thoughts on “El Nacimiento de SrtaDíaz: Parto.

  1. Jolines, pensaba al haber leído la inducción que no habías tenido cesárea. Qué susto, pero menos mal que quedó en un susto y que ambas os recuperáisteis bien. Un mes ya, qué rápido pasa el tiempo!

  2. Como te entiendo y que horrible es el momento en el que te dicen que algo empieza a ir mal, pero bueno todo salió bien que es lo importante, y tu puedes disfrutar de tu pequeña.
    Saludos¡¡

  3. Lo importante es que fue todo bien, es habitual que algunas inducciones acaben en cesárea ya que en muchos casos el cuello del útero no está borrado… Mi primer parto fue una inducción tamb pero en mi caso duró 5 horas, la epidural hizo efecto a la primera y no hubo complicación, así que recuerdo q fue un parto bonito. El segundo nació de forma natural, en un hora y sin tiempo para poner epidural, es cierto que que un parto así es perfecto pero si te soy sincera, para mí fue más bonito el primero porque no sentí dolor. En cualquier caso, los partos no se pueden planificar, lo importante es que vaya todo bien, y si por lo que sea, se tienen que llevar al bebé, no pasa nada, ya recuperarás ese tiempo con creces!

  4. No sabía tampoco que acabaste teniendo una cesárea… Bueno, ahora ya recuperada, verdad? Yo tuve dos :p Me alegra mucho que vuestro sueño se hiciera realidad! En la foto de hoy tiene un ojito tan vivaz!
    Feliz semana!

  5. Aysss, al final lo importante es que la peque está bien, y tú también. Se me ha puesto la piel de gallina leyendo tu parto… Supongo que la cuestión es no tener muchas expectativas porque pueden pasar tantas cosas que escapan a nuestro control…!

  6. 😦 vaya susto maja! en esas situaciones se corre muchísimo y la verdad es que cuando no estás acostumbrada a ver tal depliegue de medios, impresiona un montón. El SrDíaz tuvo que pasarlas canutas también, crea mucha impotencia ver cómo todo se tuerce y no puedes hacer nada. De todas formas, aunque el resultado haya sido el mismo, que sepas que el “sufrimiento fetal” hace años que no existe como término médico. Verían una bradicardia fetal en el monitor que no remontaba y por eso fueron corriendo al quirófano, eso indica un “riesgo de pérdida de bienestar fetal”. La actuación es la misma, pero en ningún momento puede demostrarse que tu niña realmente estuviera sufriendo. Como es un término que genera mucha ansiedad y no hay demostración de que haya sufrimiento o no, hace años que pasó a llamarse así. Que tal vez de igual ya, pero no queda el mismo recuerdo si piensas que tu hija sufrió que si piensas que estuvo en una situación con riesgo de perder su bienestar.
    Qué curioso que soñaras con la cesárea… y el mioma! y ni si quiera sabías que lo tenías!
    Ah! y cuando ponen la epidural hay que estar boca arriba para que se reparta por igual en ambos lados, cuando después, duele uno de los lados, hay que apoyarse sobre él. Vamos, que ese dolor que tuviste tampoco lo podrías haber evitado habiéndote puesto antes de lado 😉
    Con la cicatriz después qué tal te has apañado? y con la lactancia? ay ay ay, que me estoy adelantando a otros post, seguro! jejeje

  7. yo tampoco sabía lo de la cesárea, qué mal rato, y qué pena que no hayas podido ver a la Srta Díaz hasta después de un rato, pero ahora pueden cambiar esos primeros ratitos incómodos por toda una vida juntas! ❤

  8. Y que poco original soy pero tampoco sabía lo de la cesárea pero mira lo importante es que las dos están bien…te sonará a lo clásico pero ojalá que tengas la oportunidad de repetir y cuando “repites” a pesar de ser primeriza porque todo es taaan distinto hay cosas que te permiten ver. Lo importante son las dos. Los “me hubiera gustado” se quedan en eso y cuando ves que la salud es lo primordial esos hubieras se transforman en ¡verbos presentes! Un besote desmadroso

  9. Qué parto más parecido al mio!!! menos mal que todo salió bien después del susto. Te durmieron entera para la cesarea??? sería por la complicación de la hemorragia!!??

    Aunque no hicimos el piel con piel ya nadie nos separará de nuestros bebés.

    Besossssss

  10. Menudo susto que os llevasteis! El Sr. Díaz debió de llevarse un susto enorme mientras estabais en el quirófano y luego cuando os separaron… qué agobio.
    Menos mal que todo salion bien 🙂

  11. o pensé que después de ser inducido iba a terminar en cesárea, complicada con hemorragia, sin piel con piel inmediato… ¡uff! Ya sabes que mi parto tampoco salió como lo tenía planeado, pero el mayor consuelo es saber que la Srta Díaz y la bichilla nacieron sanitas fuese como fuese. El próximo parto ¡ya lo planearemos mejor!

  12. Me alegro que todo saliera bien después del susto…y felicidades por vuestro primer mes junt@s. Disfrútala mucho!

  13. Me he quedado atónita cuando he leído lo de la cesárea pero menos mal que todo fue bien y que la peque ha salido tan hermosa y más que se habrá puesto ya!
    Me alegro de que estéis tan bien y tan felices! Mucho, mucho, mucho!!!

  14. uff menudos nervios he pasado leyendote!! la verdad que contado asi asusta bastante…pero como nadie sabe como va a ser ahi que nos vamos todas de cabeza! ay mi madre si lo pienso me pongo nerviosa.bueno menos mal que todo salio bien,que penita que no la vieras al nacer jo .pero lo importante es que estais bien!felicidades por eso e mesecito!

  15. Jo por un momento de verdad me ha parecido que estaba viendo una pelicula. Que miedillo debisteis pasar, me alegro de que todo haya terminado bien y puedas achuchar ya a tu peque.
    Un besazo

  16. El rollo de la cesaria es que no puedas hacer piel con piel ni enterarte de nada… pero bueno, lo que cuenta al fin y al cabo es que todo fue bien y te sentiste a gusto con el personal ¡Eso ya es mucho!

  17. Lo bueno de todo es que realmente tuviste una necesárea, y que en todo momento fuiste respetada por el personal médico, eso es lo más importante. Me alegra mucho que todo haya salido bien!! Abrazos…

  18. jooooooooo al final cesárea…. no quería ni nombrarla.. mi primer parto también terminó así y esperaba que hubieras tenido más suerte… pero lo importante es que estáis las dos bien… que tu pequeña tiene una manita preciosa, y que te han quitado el mioma (que seguro que es el que hacía que no os quedarais embarazados…. felicidades familia… un besazo enorme

Un comentario tuyo me haría muy feliz.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s