De herraduras y puertas que se cierran.

Paseábamos por el campo y la vi ¡Qué suerte!

Pero, ¿Encontrarse la huella de una herradura da buena suerte?

Os puedo decir que, herraduras a parte, por dentro éstos días estoy llena de tristeza. Esperaba tener algún día dinero suficiente para comprar la casa de mi abuelo y vivir allí para el resto de mi vida… y la han vendido. Ya no podré volver a entrar por ésa puerta, ni soñar despierta con ver a mis hijos jugar en ése patio. En fin. Son cosas que pasan.

¡Adiós!

P.D. Al menos pude hacerle a la casa una sesión de fotos de despedida.

Fue como un viaje en el tiempo.

Anuncios

9 thoughts on “De herraduras y puertas que se cierran.

  1. Es muy duro, lo sé por experiencia propia. La casa de mis bisabuelos y abuelos, la casa donde se crió mi padre, en la que viví todos los veranos de mi vida, ha desaparecido. Ya no solo es que se vendió, es que la tiraron abajo con todos los recuerdos dentro. Todo por no tener dinero (mucho) para repararla, tomar esa decisión fue muy muy difícil… No me enrollo más. Mucho ánimo. Un besote.

  2. ¡Qué tristeza! Ojalá en algún momento la pongan en venta de nuevo y ahí sí la puedan comprar. Mientras tanto, a disfrutar de los recuerdos. Si te quedan con amor en el corazón, la casa no se fue del todo, siempre va a ser un poquito tuya.

  3. Ánimo guapa! Al final las casas, son solo casas. Los recuerdos SIEMPRE los tendrás en tu corazón, y eso es lo importante. Un abrazo!

    Feliz día 🙂

Un comentario tuyo me haría muy feliz.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s