El TTC o la búsqueda del tesoro.

Las búsquedas son siempre emocionantes, y más, cuando lo que esperas al final es un tesoro.

Pero no siempre llegan tan pronto como desearíamos, o llegan antes de buscarlos, que también pasa. Yo diría que los tesoros tienen una llegada casi siempre impredecible y nos mantienen expectantes hasta el mismo momento de nacer.

¿Cómo fue tu primer ciclo de búsqueda?

La primera vez que buscas, al menos en mi caso, es un descontrol total, dentro del más absoluto control. Sabes los días fértiles, sabes cuando tendría que NO VENIR el siguiente ciclo, sabes cuando y cuanto estás de retraso… pero sobre todo, SIENTES, y lo sientes todo. Demasiado. Soy experta en síntomas fantasma.

¿Llegaste a pensar que podría ser negativo?

Sabía que podía ser negativo, pero en ningún momento quise creerlo. Después del primer retraso te debates entre las ganas de que sea positivo y el miedo a que sea positivo. Y llega el día en el que te tienes que hacer un test de embarazo porque te lo pide el cuerpo y los nervios no te dan tregua. Tiene que ser positivo. Es imposible que no lo sea.

¿Cómo te sentiste cuando tuviste el resultado?

Cuando ves el resultado después de ése primer ciclo de búsqueda, después de ése primer retraso que te han regalado los nervios y ves el negativo… es como un jarro de agua fría. Lo vuelves a mirar a los cinco minutos, no lo tiras para esperar un poco más y volverlo a comprobar. Pero ya está. No hay nada más.

El TTC (trying to conceive) o la Búsqueda del Tesoro no es como tu eliges que sea, pero puede estar lleno de sorpresas, esperas y de unos cambios de humor bastante cíclicos ¿Tener suerte a la primera? Puede ser, pero yo no sé que se siente en ése momento, no te lo puedo contar.

Mamifutura, tus preguntas, mis respuestas.

Anuncios

La vuelta al Cole: Elegir colegio

No estoy preparada para ésto.

Sé que hay otras mamás que lo tienen más difícil que yo… pero por cercanía y por vivir en Villachica, tenemos dos colegios nada más en nuestra lista de coles a los que SrtaDíaz podría ir el año que viene.

Dos no parece mucho ¿Verdad? Pues estoy hecha un lío. Si ya de por sí soy indecisa, según escucho las opiniones de otras mamás sobre ambos la cosa empeora.

En la jornada de puertas abiertas descubrimos que Colegio A era bilingue, con el 50% de las asignaturas en inglés desde primaria y Assistants en ésas mismas asignaturas. Además es un colegio de integración que tiene sus propias clases de apoyo para niños Autistas o con necesidades especiales. A favor de Colegio A está su famoso PROYECTO EDUCATIVO, pero aunque otras madres lo alaban yo no me enteré de nada sobre éste punto. En contra tiene unas instalaciones de Eduación Infantil algo anticuadas, está a media hora de casa y según me contaron, tiene cierto índice de Acoso Escolar.

El Colegio B no es bilingue, aunque tiene profesor nativo y desde infantil empiezan a estudiarlo. Tienen como punto fuerte una Educación en Valores, compañerismo y un espacio muy informatizado (tienen robótica entre sus proyectos tecnológicos). Está cerca de casa, a cinco minutos.

En colegio A los profesores de primaria parecían cansados y uno de ellos incluso poco motivado. A mi me asustó la desgana con la que hablaba. Trabajarían con fichas y con proyectos en el que cada temporada todo circulará sobre un tema. El patio del recreo está dividido en dos. Tienen actividades extraescolares hasta las siete de la tarde, apoyando la Conciliación familiar.

En colegio B dio la impresión de que eran muy estrictos y menos flexibles. Comentaron que trabajaban de dos en dos intentando que un niño ayudase a su compañero en las cosas que se le diesen mal. Tendrían periodo de adaptación durante la primera semana. El patio de recreo es enorme. No tienen actividades extraescolares oficialmente, pero sí que las organiza el AMPA.

Se acerca el periodo de inscripción, y la verdad es que no sé qué elegir. Es una situación difícil para éste ser indeciso, porque hay cosas que me gustan y cosas que no casi por igual en ambos. No me costó elegir hospital, no me costó demasiado elegir nombre pero ¡Ésto es horrible!

Rabietas parte2: A la hora de comer

Hace nueve meses, estábamos en plena faena con las rabietas de Srta Díaz. Las más terribles fueron por el querer elegir ella siempre lo que tenía que ponerse, algo que me molestaba bastante sobre todo cuando había que salir con prisas de casa o nada de lo que le ofrecía le parecía bien. Últimamente, aunque tiene sus preferencias, no hace ninguna pataleta y puedo elegir yo. Si no salimos de casa, luego ya se tunea ella misma discretamente.

Otro motivo de rabietas que a mi me ponía muy nerviosa era que no quería comer nada de lo que yo le ofrecía. Si se lo daba su padre o su abuela no tenía ningún problema, pero si se lo traía mamá… ¡más valía que fuese sopa! Mi madre insiste en que yo le hacía lo mismo a ella, y que en casa de la abuela comía maravillosamente: pero es que no había color.

Recuerdo perfectamente el sabor de cada versión de un mismo plato. Lo pasaba fatal cuando tenía para comer lentejas, para merendar lentejas y para cenar lentejas, o cuando contra toda mi voluntad me sujetaban la boca para meter la cuchara odiosa. Quizá por éso no me gusta obligar a comer a SrtaDíaz, y me desquiciaba un poco la situación.

En el caso de las comidas, yo prefiero decirle de antemano lo bueno que estará lo que cenaremos, por ejemplo. Ella me ayuda a preparar las cosas para cocinar y a llevar las cosas a la mesa. SrDíaz razonó con la peque (el es más paciente, y ella le escucha más) y hemos llegado al acuerdo de que al menos tiene que probar la comida antes de decir que no quiere. También he aprendido que a ella le gusta la comida más trabajada, bien aliñada y con sabor intenso (todo lo contrario que a mi) y en ése sentido, al trabajar un plato más, se lo come mejor.

El único problema que tenemos ahora, es que hemos empezado a ver el trozo de cebolla (que antes era invisible) en el plato, y siempre sobra.

Una visita a la guardería.

Cada vez que tengo la oportunidad de pasar una mañana en la guardería os puedo asegurar que la noche anterior no duermo bien de la emoción. Me encanta participar en los talleres para padres, pero la verdad es que prefiero los talleres con niños.

Sé que ésta entrada la tendría que haber publicado antes por la temática del taller, pero lo importante en éste caso es recordar las rutinas de ésta clase de niños de 2-3 años porque el año que viene tendremos que cambiar de colegio y seguramente las dos lo echemos de menos.

No habrá fotos del aula porque es un centro educativo público y no nos lo permiten… pero os contaré que es muy grande y tiene varias áreas separadas por muebles bajos. Frente a la entrada, está el área de colchonetas que es el lugar donde esperan y reciben a los padres. Allí también empieza su día con una Asamblea.

En la asamblea todos se sientan en círculo sobre sus cojines. El año pasado los usaban también para dormir, pero ahora ya no hacen siesta mañanera. La tutora les saluda, les hace percepciones sobre el tiempo y la ropa que llevan puesta. Ahora estamos en otoño y algunos niños tenían manga larga, pero otros corta porque en el centro tienen calor. Ellos lo comprobaban a la vez que ella lo decía. Además, vimos el color del que tenía cada uno los calcetines.

Cada niño lleva un juguete a clase y se lo enseña a sus amigos, pero la tutora los recoge antes de seguir. Lo que todos esperaban llega ahora: el momento de leer (y teatralizar) cuentos. Son almas voraces de acción. Se saben los cuentos pero los viven, y sé que ésto en parte es culpa de ésa maestra tan implicada.

Luego viene un rato de juego libre, donde llueven pelotas, megablocks, bebés, fruta. Tienen cocinitas y siempre todos quieren el mismo juego. Hay niños que se acercan a la pila de libros y se ponen a hojearlos. Otros que hacen carreras, otros que pasean carros con bebés…

Mientras en las mesas la tutora prepara las hojas (sin perder de vista a los pequeños revolucionarios) y los rotuladores para la sesión de dibujo. Pero si hay un taller, prepara la témpera, pinceles y cartulinas. Un día habían forrado las mesas de papel craft y habían hecho stencils con hojas, pasando el rodillo en todas direcciones.

Hoy tocaba sellos con patata y aquí la atención fue más personalizada, pues cada vez llamaba a uno y se ponían juntos a estampar. Para éso estaba yo allí, por supuesto. Y el tema era Halloween, así que os podéis hacer una idea de la fecha del taller…

wp-1477994800766.jpg

La hora del baño es muy divertida. Casi todos están ya sin pañal, y aunque la primera ronda, al llegar a clase, la hacen de dos en dos, ahora van todos a la vez. Les encanta. Es mencionar el tema y cuando te das cuenta ya están todos con el culito al aire haciendo fila, pero amontonados para sentarse en las mini-tazas del váter.

A media mañana comen galletas, bocadillos o algún bizcocho típico de la zona con zumo. Cada día es uno de los niños quien reparte los vasos a los amigos. Todos sentaditos parecen por unos minutos mudos.

Yo me quedé con ellos hasta que salieron al recreo, haciendo un tren que pronto se dispersó en todas direcciones. Les encanta la arena, allí tienen columpios, palas, coches… ¡y son libres!

Me lo paso genial cada vez que voy. Río, hago cosquillas, cuento cuentos, hago torres, dibujo… ¡no hay ni un minuto que perder! y todos los niños son maravillosos, inocentes y felices. Ésa alegría es contagiosa, y os la recomiendo sin dudar.

Cuando vamos a recogerlos a última hora de la mañana todos están sentados de nuevo en asamblea, pero cada día uno de ellos acompaña a la maestra y abren juntos la puerta a los padres, que esperamos ansiosos al otro lado el momento de abrazarlos y pedirles que nos cuenten lo que han hecho ése día.

Cosas que traemos de la guardería #BocaManoPié

Estaba escribiendo una entrada sobre el Boca-mano-pié cuando leí éste post donde Mamacuchufleta lo explica de maravilla así que os daré un enfoque diferente. Os cuento todo ésto desde mi experiencia personal, con unas semanas de por medio y desde la más absoluta ignorancia médica, corregidme si algo no está bien expresado o es un poquito inexacto.

Detectarlo.

En la clase de SrtaDíaz se ha extendido como la pólvora. Quizá sea porque los síntomas son a veces difíciles de detectar, o incluso confusos. Puede aparecer fiebre (o no), o ser como un resfriado o una gastronteritis, sin nada más reseñable. Lo más llamativo son las pequeñas úlceras que pueden (o no) aparecer en la boca. O en las piernas. O en el culete.

Pero una vez el niño lo tiene, no se comunica a los otros padres para que observen y estén alerta, así que si otro niño se ha contagiado y sus síntomas son de resfriado moderado, no deja de ir a clase, ampliando así el espectro de afectados.

Porque sí, se contagia a través del contacto con… llamémoslo mocos, babas y cacas. Algo muy común en las guarderías.

¿Por qué no lo contamos?

Bien, van cayendo uno tras otro. Y luego ves por la calle a los niños, tristones, con ojeras. Y otro más, y otro. Al final queda menos de la mitad de los niños en clase, y una madre confiesa que Fulanito tiene Boca-mano-pié y está lleno de pupas. Y la abuela de otro dice que Menganito estuvo también. La mamá de Tanganito no se enteró, pero también era… ¡Madre mía es una epidemia! Todas (no hay padres) se asustan un poco y se llevan las manos a la cabeza.

Pienso que quizá si se tratase un poco más abiertamente el tema se podrían evitar tantos contagios. No digo ya indicar que niño lo tiene, si no avisar, como cuando hay piojos, de que en el colegio lo ha aparecido algún caso y cuáles son los síntomas por si hay alguien despistado.

Es importante lavarse bien las manos, como dije ayer. Durante la primera semana es cuando la enfermedad es más contagiosa pero el virus puede permanecer aún durante semanas en las heces e incluso estar presente en adultos que no tendrán los síntomas pero sí podrían contagiar.

Signos de ovulación

Como parte de mi entrenamiento para conocerme mejor (y que está consistiendo principalmente en mi diagrama lunar y unos test de ovulación), he notado en mi éstos cambios cuando estoy ovulando. Espero que os ayuden, tanto si estáis buscando un bebé como si lo que queréis es el empoderamiento femenino que tan en pro está ahora mismo.

sraflechaverde15 Olfato más sensible. Todo parece tener mayor intensidad olfativa, y lo que es peor: La mayoría de los olores me molestan.

sraflechaverde15El moco cervical cambia: Unos días antes es más brillante, luego elástico y transparente (la famosa clara de huevo).

sraflechaverde15 Me siento más guapa. A pesar de que el resto de los síntomas no acompañen, me veo la piel de la cara más bonita, los ojos más brillantes. Casi podría decir que me noto más sexy.

sraflechaverde15Pechos más sensibles el día antes y un par de días después, lo que me produce unas ganas locas de andar por la vida sin sujetador. Peligroso si es verano, tienes vecinos y un bebé tragón pululando cerca.

sraflechaverde15Náuseas. Me duran tres días, dos días antes, y el día del positivo en los test. Me siento mareada, sin fuerzas, con ganas de vomitar. Ésto me viene ocurriendo unos meses, y sí, tengo que mirármelo porque cada vez es más llamativo.

sraflechaverde15Dolor abdominal. No es continuo, a veces es malestar, a veces son pinchazos. Es como si el óvulo gritara: ¡Eh, qué salgo!

sraflechaverde15Retención de líquidos. Me noto más hinchada en la zona abdominal.

¡Menudo cuadro!

Pero sé que hay otros cambios que yo no noto y que predicen la ovulación, así que aprobecho y os los cuento.:

sraflecharosa15La saliva cambia. Necesitaría un microscópio para intentar el Test del helecho.

sraflecharosa15Aumento de la temperatura corporal. Tras ovular la temperatura aumenta, y registrar la temperatura basal durante unos meses en una gráfica puede ayudarnos a identificar ése momento.

sraflecharosa15Posición del cérvix. Alto y blando. No tengo ningún interés en comprobarlo, con los síntomas que ya tengo me vale.

sraflecharosa15Cambios de humor. ¿Cambios de humor yo? Naaaaah. Bueno. Quizá podría decir que sí. Bueno, no. Bueno… Ésto mejor se lo preguntaré al SrDíaz que es quien los sufre.

¿Tenéis vosotras alguno de éstos síntomas o soy un poquito rara e hipocondríaca?

Guardar

Vuelta a la rutina: Conseguir horarios (decentes) de sueño.

SrtaDíaz me está acostumbrando a unas maravillosas 10 horitas de sueño diarias. Es todo un lujo con lo llorona que era el año pasado y con lo que protesta a la hora de irse a la cama.

Es verdad que algunas noches no vale ni leer su cuento favorito tres veces seguidas, ni visualizar lo que haremos al día siguiente, ni las nanas a media voz. A veces cantamos casi 80 elefantes hasta que se duerme. Otros días basta con 5 minutos de tetita de mami. ¡Cada día es una aventura!

El verano nos ha descontrolado y si queremos madrugar de cara al curso que viene (y aunque no queramos), tenemos que empezar a bajar el ritmo del turno de noche: Ésta jovencita en las fiestas patronales ha aguantado hasta las tres como una campeona y claro, ¡ahora pide fiesta cada noche!

Por las mañanas de momento no tenemos hora, porque… ¡Qué demonios! adoro dormir y cada minutito más en la cama me sabe a gloria.

sueño

Y nuestro plan Conseguir un horario decente de sueño ha comenzado así:

Vamos recortando la duración de las siestas como primera medida (sí, tengo un bebé de ORO que también hace siestas). Como dormía menos de noche las siestas estaban siendo desmesuradas. Está siendo sencillo y efectivo.

Además poco a poco volvemos a los horarios de baño y cena, que no son rutinas pero más o menos siempre se ajustaban en una franja de tiempo y últimamente se habían vuelto un poco locos también. Ésto es lo que más está costando, porque además del cambio de horas tenemos las rabietas mamá-que-no de cada día.

También ponemos a los muñecos a dormir. Les aseguramos que ellos no van a dormir en la cama, y que la tetita no es para ellos ésta vez.

Lo único que intento que el cambio sea de forma gradual para que Septiembre no nos pille bajas de ánimo y desesperadas.

¿Estáis vosotr@s volviendo ya a la rutina?

¿Tenéis algún truco más?

Guardar

Guardar

GERMEN DE TRIGO

En mi afán por tener una existencia más saludable, más llena de energía y más todo, me he topado con el germen de trigo. En realidad, lo que yo buscaba era información sobre el Ácido Fólico.

Según e-lactancia, ni el germen de trigo ni el ácido fólico tienen riesgo para la lactancia o el lactante. Éste último, se excreta de modo activo en la leche materna pudiendo primar sobre las necesidades maternas de folato y pudiendo llegar a provocar déficit materno. La lactancia materna exclusiva asegura las necesidades de ácido fólico del lactante. Las necesidades de ácido fólico están incrementadas durante el embarazo y la lactancia (500-600 microgramos/día) y en caso de tomar medicación anticonvulsivante.

germent

El germen de trigo, como cereal, contiene hidratos de carbono ricos en fibra y proteínas. Aporta Calcio, Magnesio, Fósforo, Vitaminas E y B, Zinc, Ácido Fólico… Favorece el cabello, las uñas y la piel. Es bueno para quien padece trastornos digestivos o colesterol.

 El Ácido fólico ayuda a mantener un útero sano y es efectivo en el tratamiento de ciertas anemias (¿no os mencioné la talasemia familiar…?).

Pero ¡¿Qué demonios hago yo sin tomar Ácido fólico?!

Un tip para las buscadoras de tesoros: La vitamina E que aporta el gérmen de trigo favorece la ovulación y ayuda a la implantación del embrión en el útero. La ingesta adecuada de folato durante la preconcepción y durante el embarazo, ayuda a proteger al bebé de muchas malformaciones congénitas y defectos del tubo neural.

Conociendo Cochecitos de Bebé: Bébécar

Hace unas semanas, no recuerdo cómo exactamente, con una amiga embarazada hablaba de cochechitos para bebés. Al final ella me confesó que se lo regalaba su suegra, pero que como podía escoger había elegido Bébécar. Yo me emocioné porque además había tenido la suerte de asistir a una presentación de un cochecito de la marca hacía poco y podía contarle lo que había aprendido y sacarle buen partido. Aprovecho y le dedico éste post por si en su momento me dejé algo y así os lo cuento también a vosotras. Espero que a alguna futura mami le sirva como ayuda para su elección.

SONY DSCEl modelo que yo he visto y sobre el que os hablo es el Hip Hop Tech de bébécar, y en especial de la nueva colección Magic. Sigue leyendo