Jornadas de puertas abiertas: ¿Acertamos?

El año pasado os conté lo mal que lo pasé a la hora de elegir colegio en éste post. Ahora que vuelven las jornadas de puertas abiertas, os puedo contar que me he arrepentido varias veces de mi elección. Os cuento los puntos clave que no me han gustado de nuestro colegio, por si os ayudan en vuestra decisión final a la hora de matricular a los peques de la casa por primera vez en un colegio.

COLEGIO02

Elegí nuestro colegio porque los profesores me dieron muy buena impresión y porque está al lado de casa pero…

  1. No he conseguido adaptarme en el grupo de mamás. Son todas un poco elitistas (salvo alguna excepción) y quieren poco trato con los que ya no estaban en su círculo. Con las mamás que fueron al otro colegio he perdido contacto porque, sí, han hecho chupipandi especial.
  2. El Ampa no se implica en nada. Son madres de alumnos de los últimos cursos y ya todo les da igual. No hubo participación en la Cabalgata de Reyes y tampoco en Carnavales. Me hubiese gustado más participación.
  3. El colegio no celebra ninguna festividad especial, no pueden ir disfrazados ni en Carnaval, Halloween, ni el día de su cumpleaños, etc…
  4. SrDíaz en su momento dijo que le pareció bien, pero ahora resulta que no apoyó la decisión y es un pesado cuando algo sale mal, o le cuento algo de ésto.

Por lo demás estoy contenta. Está aprendiendo mucho, se ha integrado bien (y prueba de ello es que cada mes vamos al menos a un cumpleaños). En fin. Varias veces me he planteado si no estaría mejor en el otro colegio, pero sé que es por mi más que por otra cosa. En el fondo, es una tontería, pero muchas veces, estar a gusto te hace más fácil la vida.

Yo os aconsejaría hablar con las madres que conocéis, tanto de la edad de vuestros peques para saber que van a hacer ellos, como con las de niños más mayores que ya están en el colegio que os gusta. Dejar clara la postura de cada miembro de la familia y, por supuesto, seguir a vuestro corazón.

Anuncios

New Rules #vdln #justdance

Lo estamos pasando en grande éstas vacaciones. Después de tanto tiempo de lluvias, éstos días de sol y calor nos han venido genial para pasear y disfrutar de la naturaleza.

Las lluvias también le han venido genial al río que ya estaba bastante sequito.

No somos muy de procesiones, y si os pasa como a nosotras, os recomiendo una sesión de baile para ésta tarde, que es lo que vamos a hacer como vuelva el mal tiempo. Y aunque no sea así.

¡A bailar!

Dejarse ayudar

Estábamos dibujando, coloreando y recortando. Y aunque parezca sencillo, nos llevo casi dos días tener unos diseños aceptables de lo que queríamos. Es normal porque SrtaDíaz se cansa de colorear, o quiere cambiar de actividad muy pronto. A pesar de todo, la idea fue suya y estuvo muy participativa.

Una vez completamente pintados nuestros recortes, puse la plastificadora a calentar, con la idea de hacer unas marionetas, darles rigidez y que resistieran un poco mejor el paso del tiempo. Puse su trozo de plástico, lo metí en la máquina… pero no salía ¡se lo tragó!

 

Debí ponerlo del revés sin darme cuenta, con la parte pegajosa por fuera. No siempre las actividades salen bien, e incluso a veces, aunque salgan bien, un pequeño despiste lo puede estropear.

Confieso que últimamente me frustro enseguida porque me distraigo y tiendo a romper cosas. Me molestan ésos despistes. Que se me rompa la plastificadora a éstas alturas, no me gustó nada, pero he intentado canalizar la rabia en acción y traté de arreglarla.

Como no fui capaz, recordé que en internet he visto unos videos en los que aplican foil con plástico sencillo de transparencias.

El invento no fue mal al principio, hasta que la máquina se calentó mucho y el plástico que se había quedado en el rodillo se empezó a quemar.

Ahí el SrDíaz estuvo bien avispado y sin decir nada, desmontó la máquina, limpió el rodillo y la arregló. Quiza deba permitir más participación por su parte en futuros proyectos.

Ahora ya os lo puedo contar: Vamos a teatralizar con la caja de luz el cuento de la oruga glotona.

La Llorona #Coco #vdln

Hoy tengo a la peque en casa, ya de vacaciones, y vamos a recordar unas cuantas canciones de una película que le ha gustado mucho.

Me resistía a ver Coco. Por las reseñas que leía pensaba que sería una película sensiblera, casi de drama… y la verdad es que no me apetecía mucho llorar.

Al final, nos ha gustado a las dos, porque el papá se negó a verla. El detalle que ponen en la animación (hasta se nota la peca en la cara de Miguel), su búsqueda de identidad musical, su aventura en la Ciudad de los Muertos… la propia estética de los muertos, todo es colorido y original.

No he llorado, lo admito, y no me importaría volverla a ver. Aunque me temo que ya que he abierto el cajón   el youtube de los recuerdos, vamos a tener Coco para rato…

No podía cerrar el post sin la versión de Carlos Rivera que cierra la película ¡me encanta!

¿Habéis visto Coco? ¿Os gustó?



Mi padre se llamaba José.

Murió, y no pude celebrar los suficientes días del padre a su lado
El tiempo pasa y voy olvidando nuestros juegos, nuestras complicidades y cada momento a su lado se difumina, pero no puedo olvidar el sonido de sus pasos cuando volvía de trabajar, ni su olor especial.

Aunque luego la gente me torturó sobre manera intentando convencerme de que no fui una buena hija (¡machismos fuera ya!).

Creo que aunque marcan, la vida no se mide por un instante, si no por una vida entera.

Nos ha faltado tiempo papá, pero te quiero y te querré siempre.

El botón #theWhiteStripes #vdln

Tenemos un par de babys para el cole. Un día SrtaDíaz volvió a casa con un botón de menos y no estaba por ningún bolsillo ni en la mochila. Sin darme cuenta, como siempre supongo, empecé a movilizar a la abuela y su maravillosa colección de botones, a visitar bazares… hasta que al final tuve claro que otro botón igual no encontraría y que tendría que cambiarlos todos.

Pero no le dije nada a ella directamente.

Justo cuando ya lo tenía decidido, dos semanas después (tanto despliegue de medios requirió su tiempo jejeje), SrtaDíaz volvió del cole con un botón igual (lo que no es muy extraño porque van todos con el mismo baby) y me dijo que lo había encontrado en el patio para mí. No he querido preguntar más.

¡Ya tengo mi botón! ¡Qué felicidad!

P.d.Por lo visto, todo éste tiempo ella había notado que nos faltaba un botón.

Debería consultarle a ella también las pequeñas cosas.

20180314 #MiércolesMudo #mm

A veces pienso que me estoy perdiendo, y que por mucho que busque… Sólo consigo encontrarme en las fotos más viejas, incluso en aquellas en las que no aparezco porque era yo quien disparaba.
✴¿Dónde estoy? ¿Dónde quiero ir?✴