El flautista de Hamelin #Hoyleemos

hamelin01Hoy leemos gracias a Boolino, El flautista de Hamelín, en una versión de Oxford University Press para niños de 3 años en adelante.

Es de tapa blanda e incluye un CD con el cuento narrado, así como unos recortables para hacer unas pequeñas marionetas y teatralizar nuestro cuento con los peques. Las ilustraciones de Marta Antelo son sencillas pero bonitas, y los breves textos de cada página nos ayudan a seguir la historia del flautista, que es todo un clásico.

Lo leímos el primer día y le resultó largo a SrtaDíaz, pero para mi sorpresa días después me lo volvió a pedir y ésta vez lo modifiqué a mi gusto, recortando aquí y allá y poniendo voces graciosas. Según nos hagamos mayores, volveremos seguro a la versión de la editorial.

2017-02-17-10-31

Fin de fiestas. Adiós Don Carnal.

Después de la brasa que os dí con Don Carnal, no podía dejaros así tan de repente. El fin de semana, bueno, la semana entera ha sido agotadora. Ayer estaba tan cansada que mi mayor deseo era que llegase la hora de dormir… pero me lo he pasado en grande. Ésto de estar cada día ocupada ideando algo me ha venido genial, y me ha recargado un montón las pilas.

Los últimos retoques que quedaban eran el disfraz, y el carro. Que aunque algunas mujeres digan que SrtaDíaz ya es grande para ir en carro me da igual, mis necesidades, las nuestras en ése momento eran desfilar en carro. Una mamá diseñó unas manos y nos dio tarea para otras dos tardes, una para pintarlas de blanco y otra para ponerles manitas de colores.

2017-02-22-09-56Tengo fotos del paso a paso, pero la realidad supera a la ficción… imaginad a SrtaDíaz y a mi con pintura hasta las cejas. Así fue.

El desfile tiene un recorrido vistoso, que abarca bastante bien Villachica. Cansado para una niña perezosilla como SrtaDíaz que además no tuvo siesta. Nos pusimos las pelucas, los disfraces, nos reímos como locas y bailamos un montón. No llegamos a pasar más de media hora en la fiesta post-desfile que la peque ya me estaba pidiendo que nos fuésemos a casa a descansar.  Otra vez será. Por ahora, colgamos la peluca.

2017-02-25-19-04

Y por éso recordad

Que estaré muy, muy atento,

Viendo vuestro disfraz,

Estaré yo muy contento.

No quiero deciros más,

Que seáis muy, muy felices,

Se despide Don Carnal

Con un beso en las narices.

¿Qué vamos a saborear? El sentido del gusto

Hoy es el último día de los mandatos de Don Carnal y es el más sencillo, porque no lo tenemos que preparar las mamás ¡en el colegio montan una chocolatada! Para celebrar que todo ha salido bien y que los niños están tan contentos, SrDíaz y yo nos hemos ido a la Churrería para hacer un símil y poner una foto consecuente:

2017-02-24-09-30Hoy tenían una pequeña fiestecilla y han ido disfrazados con el traje con el que mañana saldremos a desfilar. Os enseño un poquito del de la peque, y me voy a ultimar detalles de atrezzo para el día grande.

2017-02-22-09-53

Ahhh y os quería compartir una canción más carnavalera, pero a última hora he pensado que me va mucho más ésta de Justin Timberlake:

¡A bailar!

Guardar

Guardar

Las texturas: El sentido del tacto

Hoy toca tocar cosas. Tocar, tocar… ¡Hay tanto que podemos tocar! El sentido del tacto es uno de los que menos tenemos en cuenta, no sabemos apreciar, al menos yo, las cosas suaves hasta que nos topamos con algo rasposo como un estropajo y una cacerola bien sucia.

Lo primero que se me ha pasado por la cabeza es hacer plastelina casera o algún tipo de Kinetic Sand, pero una mamá ya ha comentado que va a llevar harina, y sería un poco más de lo mismo.

2017-02-23-09-34

¿Y si busco algo suave? me dije. Y mientras pensaba en plumas, me acordé de las bolsas sensoriales ¡Qué interesante mundo! Pero desde ya os cuento que ha sido un fracaso absoluto: A SrtaDíaz no le gustó la idea de tocar algo pringoso como es la crema (aunque estuviese plastificada) y como además no encontraba los colorantes ni la purpurina para darle emoción al tema… pero lo volveré a intentar.

Llegados a éste punto ha sido un poco complicado elegir. Estropajos, esponjas, cepillos, sales de baño… todo es textura y está muy trillado. Al final opté de nuevo por una manualidad:

2017-02-23-09-04Recortamos unas manos de cartulina y les pegamos lo que teníamos que palpar, plumas y algodón. Sigue un poco la idea de los libros de texturas, pero he puesto palitos para que los pudiese sujetar mejor. Ésta mañana SrtaDíaz se ha levantado de mal humor y no lo quería ni acercarse a ellas, me he quedado un poco frustrada. Fracaso de nuevo.

¿Sabéis qué es lo que ella quería tocar? A última hora mientras la peinaba para ir al cole lo ha descubierto. La sencillez al poder: El bote de galletas. Quiere tocar galletas.

2017-02-23-09-06A lo mejor el universo quiere decirme que mejor no me complique la vida.

Y para el oído… ¡Algo que suene!

2017-02-22-09-00Los mandatos de Don Carnaval

Hoy Don Carnaval pedía algo que poder oír. Tenemos silbato, trompeta, xilófono, palo de lluvia y millones de cascabeles por toda la casa. Tenemos incluso unas botellitas sensoriales que nosotras mismas fabricamos llenas de garbanzos y judías, que suenan como unas estupendas maracas.

Alguien llevó a clase incluso un muñeco karaoke. Yo hubiese llevado la kalimba, pero SrtaDíaz prefirió los cascabeles de la primera imagen. La entiendo, son más ruidosas y fáciles de manejar, sobre todo para cantar el Ande, ande que aún no pasó de moda.

16908013_250869388698703_1104855172682612736_n

Cuando estuve en Granada me enamoré de las Kalimbas, pero no me pude traer ninguna de verdad, ya sabéis que tenemos un poco recortado el presupuesto de caprichos ¡Bastante que pudimos salir de viaje!

Como véis, es bastante fácil encontrar algo que suene por casa ¡Qué ruidosos somos!

Guardar

Guardar

Los sentidos: El olfato.

Hoy Don Carnaval nos pide algo que podamos oler… ¡y es tan complicado! Porque podemos oler mil cosas, pero me cuesta imaginar qué será lo más apropiado para los amigos de SrtaDíaz.

El sentido del olfato es para mi tan importante que con cerrar los ojos y oler algo ya puedo ponerme a recordar a una persona que usa colonia de ése tipo, o sentir como si estuviese en un lugar que olía así. Los olores son la chispa que me hace recordar lo que los otros sentidos vivieron en un determinado instante.

Había pensado llevar una colonia o un jabón. Pero me parece más divertido llevar algo como una ramita de menta, vainilla o incluso una naranja. También es agradable el olor a libro nuevo, pero creo que éso no lo entenderían los pequeños (no del mismo modo casi fetichista que yo).

Así que, con redoble de tambores…

Trtrtrtrt

¡Un puzle!

Es un limón, del que corté las distintas partes y que montamos juntas. Un puzle que huele muy, muy bien. Otro ratito divertido de hazlo tú (diy) que dió mucho juego. Ella pasó un buen rato luego jugando con los recortes de limón y los clavos, como podéis medio ver al fondo.

Guardar

LOS MANDATOS DE DON CARNAVAL

Los mandatos de Don Carnaval de éste año parecen sencillos ¡pero en el fondo no lo es tanto! Don Carnaval es un listillo y sabe que en clase están estudiando los cinco sentidos.

Cada día SrtaDíaz viene recordándome algo nuevo que ha aprendido, ya sabe que podemos ver las cosas y distinguirlas por su tamaño (cosas grandes o pequeñas), color o forma (círculo, cuadrado…), y ello nos hace descubrir nuevas formas de jugar con cucharas de colores, vasos, o piezas de madera ¡nada se escapa a sus OJOS observadores.

Hoy lunes toca llevar a clase cosas para ver, es momento de jugar y hemos llevado a clase unas gafas así de coloridas:

Vía Pinterest

Para mi todo ésto de Don Carnaval es algo nuevo, no recuerdo haber tenido mandatos antes, pero me parece una forma divertida de aplicar lo que han aprendido, de compartir lo que ya saben.

¿Cómo celebráis vosotros éstas fechas?

 

Una serie de Catastróficas desdichas.

La última vez que tuve un puesto de trabajo, me sentí exactamente como los hermanos Baudelaire al entrar en el Aserradero Lúgubre (El Aserradero de la Suerte).

aserradero.jpg

Cuando vi los fotogramas que conenían la imagen que acompaña al post di un respingo, pensando por un momento que había una parte de mi allí. Cada mañana cruzaba un patio de grabilla igual que ése, para entrar en un edificio muy parecido a ése con ésos dos ventiladores, la misma luz azulada en el ambiente y, seguramente, la misma parsimonia con la que entraban ellos.

No es que no me gustase mi trabajo, porque adoro el trabajo de ordenador en cualquier tipo de desempeño en Cad, ya sea para dibujar una pieza de calderería o rotular un parking para un hipermercado. Ya sabéis, pasé de delinear para un topógrafo, a un ingeniero, luego un arquitecto y terminé en Calderería.

Fue toda una experiencia entar cada mañana rodeada por hombres que te miran extrañados en un edificio tan sucio y lúgubre. Entrar en la garita del encargado era un paseo entre mundos. Y ya no os cuento la hora del almuerzo.

Si habéis visto la película de Jim Carrey Una Serie de Catastroficas Desdichas no os recomendaré ésta serie, porque son polos opuestos. La película es sorprendente, pero la serie a mi gusto peca de ñoña y es un poco lenta en algunas momentos. No obstante la hemos visto (y veíamos medio capítulo o así cada vez, perdía nuestra atención y a otra cosa) porque en el fondo tiene algo especial: cada escena está llena de detalles muy visuales y está muy bien construida. El director de fotografía puede estar orgulloso.